Cambre. Mano de Obra
Del 4 de Mayo
al 30 de Julio de 2017
Exposición temporaria
Primer Piso
La Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat presenta a partir del 4 de mayo de 2017, la muestra Cambre. Mano de obra. Con la curaduría de Lara Marmor, la exposición presenta una selección de últimas obras de este artista.
La muestra podrá visitarse desde el 4 de mayo al 30 de julio de 2017 de martes a domingos de 12.00 a 20.00 hs.


Juan José Cambre (Buenos Aires, 1948) pinta colores, pero curiosamente lo hace sin ninguna especulación artística. Arquitecto de formación, comienza su carrera como artista en la década del setenta. En los años noventa se dedica a pintar vasijas con el objetivo de concentrarse en el estudio de los elementos plásticos, como la perspectiva o la relación entre figura y fondo. A las vasijas les siguen varias series, entre ellas, los cuadros de sombras de árboles y reflejos de la luz sobre el agua, donde el artista pinta capa sobre capa de color hasta, paradójicamente, tapar casi por completo la imagen representada.

Al recorrer la exposición, el visitante notará que, en cambio, en estas piezas solamente aparece el color. El color es el único sobreviviente del proceso de aniquilación de referencias externas que Cambre comienza años atrás. En las pinturas de bandas verticales distintos colores se relacionan entre sí. Estas obras surgen a partir de la experimentación de diferentes superposicionesde color que Cambre primero realiza en pequeñas pinturas que funcionan como piezas matrices y que luego, jugando con el encuadre, traslada a bastidores de mayor tamaño. Por otro lado, la imponente serie Artforum está conformada por veintiún cuadros en los cuales el color se expande en una plana monocromía. Cada una de estas pinturas está acompañada por un conjunto de maravillosos relatos, escritos a propósito de la exposición, por Ezequiel Alemian.

Cambre rompe con la tradición que viene desde el Renacimiento en la que la obra es concebida como una ventana a través de la cual vemos y construimos el espacio. Las pinturas aquí exhibidas no representan nada, en ellas no hay ilusión de espacio, ni de movimiento, tampoco hay anécdotas o metáforas. En sintonía con la pintura modernista, que renuncia al ilusionismo en favor de la autonomía del lenguaje, en estas piezas la idea del paisaje como fragmento tomado de la realidad ya no está presente.
La exposición se construye a partir de una gramática espacial llena de comas, sin puntos y aparte. La intención de exponer las obras en una planta abierta, sin panelería delante de los ventanales del museo, busca subrayar la ruptura radical de la relación paisaje-color, binomio hasta ahora inquebrantable en la obra de Cambre. De este modo, se despliega un espacio que puede leerse en dos grandes bloques: el de la pintura y el color y, del otro lado, el del paisaje, con todo lo que acontece detrás del ventanal.

Mano de obra es la mano que trabaja, que carga el pincel y sigue un método; que pinta superficies por acumulación de materia cuando se mueve de lado a lado; es la mano artesana que perfecciona su técnica mientras construye la obra; es la mano iconoclasta que busca cubrir el mundo con distintos mantos de color.


Un Balde con papel picado





La Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat presenta a partir del 4 de mayo de 2017, la muestra Cambre. Mano de obra. Con la curaduría de Lara Marmor, la exposición presenta una selección de últimas obras de este artista.
La muestra podrá visitarse desde el 4 de mayo al 30 de julio de 2017 de martes a domingos de 12.00 a 20.00 hs.


Juan José Cambre (Buenos Aires, 1948) pinta colores, pero curiosamente lo hace sin ninguna especulación artística. Arquitecto de formación, comienza su carrera como artista en la década del setenta. En los años noventa se dedica a pintar vasijas con el objetivo de concentrarse en el estudio de los elementos plásticos, como la perspectiva o la relación entre figura y fondo. A las vasijas les siguen varias series, entre ellas, los cuadros de sombras de árboles y reflejos de la luz sobre el agua, donde el artista pinta capa sobre capa de color hasta, paradójicamente, tapar casi por completo la imagen representada.

Al recorrer la exposición, el visitante notará que, en cambio, en estas piezas solamente aparece el color. El color es el único sobreviviente del proceso de aniquilación de referencias externas que Cambre comienza años atrás. En las pinturas de bandas verticales distintos colores se relacionan entre sí. Estas obras surgen a partir de la experimentación de diferentes superposicionesde color que Cambre primero realiza en pequeñas pinturas que funcionan como piezas matrices y que luego, jugando con el encuadre, traslada a bastidores de mayor tamaño. Por otro lado, la imponente serie Artforum está conformada por veintiún cuadros en los cuales el color se expande en una plana monocromía. Cada una de estas pinturas está acompañada por un conjunto de maravillosos relatos, escritos a propósito de la exposición, por Ezequiel Alemian.

Cambre rompe con la tradición que viene desde el Renacimiento en la que la obra es concebida como una ventana a través de la cual vemos y construimos el espacio. Las pinturas aquí exhibidas no representan nada, en ellas no hay ilusión de espacio, ni de movimiento, tampoco hay anécdotas o metáforas. En sintonía con la pintura modernista, que renuncia al ilusionismo en favor de la autonomía del lenguaje, en estas piezas la idea del paisaje como fragmento tomado de la realidad ya no está presente.
La exposición se construye a partir de una gramática espacial llena de comas, sin puntos y aparte. La intención de exponer las obras en una planta abierta, sin panelería delante de los ventanales del museo, busca subrayar la ruptura radical de la relación paisaje-color, binomio hasta ahora inquebrantable en la obra de Cambre. De este modo, se despliega un espacio que puede leerse en dos grandes bloques: el de la pintura y el color y, del otro lado, el del paisaje, con todo lo que acontece detrás del ventanal.

Mano de obra es la mano que trabaja, que carga el pincel y sigue un método; que pinta superficies por acumulación de materia cuando se mueve de lado a lado; es la mano artesana que perfecciona su técnica mientras construye la obra; es la mano iconoclasta que busca cubrir el mundo con distintos mantos de color.


Un Balde con papel picado